Croquetas de Mijo con Verduras y Los Fritos (¿son tan malos?)

Croquetas de Mijo y Verduras

La forma es lo de menos, pueden ser hamburguesas o croquetas de mijo con verduras. Simplemente depende de las ganas que tengas de entretenerte en la cocina. Esta receta es muy sencilla, y variar su forma también hará que tus recetas y tus comidas sean más bonitas, variadas y apetecibles.

Soy muy fan de las recetas sencillas, y de cocinarlas en cantidad y tener comida preparada para cuando vaya con mis prisas y mi falta de tiempo habitual. Como tengo muy claro que quiero comer cositas saludables y ricas y que para ello hay que dedicarle tiempo, prefiero entretenerme un poco más el día que cocino. Así tendré ya el trabajo hecho para los días que voy más apurada o para llevarme un tupper de lo más rico a la oficina.

Esta receta me encanta, es una forma diferente de añadirle la porción de cereales al plato. Te aseguro que a los ojos de un niño (y de los que no son tan niños) es mucho más atractivo comerlo en forma de croqueta. Además, puedes hacerlas al horno o fritas. Si sí, fritas con aceite. Y tú dirás, ¿pero no dices que quieres comer cosas saludables? ¿los fritos no eran malos? Resulta que no son tan malos como creemos pero ¡¡ojo!!, siguiendo una serie de recomendaciones:

  • Si lo que te preocupa es que con el calor se pierdan nutrientes, podrás reducir esta pérdida siempre y cuando el aceite no humee y la fritura dure poco tiempo. Cuando el aceite humea, aparecen sustancias carcinógenas, por eso es interesante cuidar este detalle.  
  • Utiliza aceite de oliva o de girasol, ya sabes, sin que llegue a humear, y procura no reutilizar el aceite. El aceite de girasol refinado es el que aguanta más temperatura (266ºC), el no refinado 107ºC. Yo particularmente prefiero utilizar aceite de oliva virgen extra (punto de humeo 207ºC) o virgen (punto de humeo 210ºC).    
  • Si tu preocupación es engordar, déjame decirte que esto sucederá si comes fritos de forma continua y por norma. Está claro que el contenido en grasas aumentará, pero si algún día te apetece comer algo frito, ¡¡hazlo y disfrútalo!! Pero hazlo en casa, es la mejor opción. Cuando comas fuera evítalos, ya que no sabes a qué temperatura se está utilizando el aceite, ni el tiempo, ni la cantidad de veces que ha sido reutilizado. Imagínate en una freiduría de “pescaito frito” la cantidad de horas que están encendidas las freidoras y la de cosas empanadas y rebozadas que se cocinan ahí… Sin duda, mejor en casa.  
  • Por supuesto cuando hablo de comer fritos me refiero a alimentos de verdad cocinados con aceites vegetales de calidad, no a alimentos precocinados o cogelados, vamos, lo que viene a ser comida basura.  

Ahora voy a hablarte un poquito del mijo: es un pseudocereal rico en hidratos de carbono complejos, lo que quiere decir que, al no ser un cereal refinado, nos aportará energía de forma progresiva sin producir picos de azúcar en sangre. Por tanto es un cereal recomendado para diabéticos. También lo es para celíacos ya que no contiene gluten. Las grasas que contiene son cardiosaludables y es muy rico en fibra y por tanto saciante. Es rico en minerales (magnesio, hierro, fósforo…) y vitaminas del grupo B necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Es más rico en proteínas, grasas, fibras y algunos minerales que el arroz y tiene cierto sabor dulce muy agradable. Por tanto es un cereal integral interesante para añadir a nuestra dieta en lugar de otros cereales refinados sin interés nutricional.

Pues ya paso a dejarte la receta de Croquetas de Mijo con Verduras:

Ingredientes para unas 12-15 croquetas (dependiendo del tamaño):

  • 200 gr de mijo
  • 600 gr de agua      
  • sal (mejor yodada)
  • pimientos tricolor (rojo, verde y amarillo), medio de cada
  • 1 cebolla
  • aceite de oliva virgen extra (aovoe)

Antes de explicarte cómo he preparado esta receta, quiero decirte que puedes añadirle las verduras qué más te gusten. Yo suelo hacer las recetas según lo que tengo en la nevera ese día, y esta vez tenía sólo pimientos y cebollas, así que me puse manos a la obra y quedaron muy ricas!! Las cantidades de verduras también son opcionales, lo que sí tienes que respetar es la relación entre el agua y el mijo para que salga bien, y siempre es una parte de mijo por 3 de agua. Vamos allá.

Lava el mijo y cuécelo en el agua con un poco de sal a fuego fuerte durante 10 minutos sin tapar y sin remover. Baja el fuego al mínimo, tapa la cacerola y cocina durante 30 minutos más. Aunque veas que por la parte de arriba no hay agua, el mijo se sigue cocinando. Apaga el fuego y coloca el mijo en un bol hasta que se enfríe (se quedará pastoso).

Por otro lado pica finita la verdura y póchala en una sartén con aovoe y un poco de sal. Cuando esté cocinada a tu gusto añádela al mijo. Mezcla bien y forma las croquetas (o hamburguesas según te apetezca) con las manos húmedas para que no se te pegue.

Puedes freírlas en abundante aceite caliente (que no humee) hasta que estén doradas o bien hacerlas al horno a 180-200º hasta que se doren. Si decides hacer hamburguesas, pásalas por la sartén con un poco de aceite vuelta y vuelta.

En la foto la mitad de las croquetas están hechas en el horno (las de abajo) y la otra mitad fritas. Aparentemente casi no se nota diferencia, así que tú eliges.

Recuerda acompañar tu plato de una gran cantidad de verduras. Yo las acompañé de zanahorias al curry y de una buena ensalada.

Que aproveche!!!

 

Bibliografía:

 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE
Si te ha gustado, comparte!!
Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja tu comentario